La experiencia de marca es el nuevo must en comunicación interna

Así como ha cambiado la forma en la que las personas se relacionan con las marcas, ha cambiado también el vínculo de las personas con las organizaciones. Y es más evidente cuando hablamos de la relación entre la empresa con sus colaboradores. En términos de comunicación, el contenido ya no es texto o imagen sino experiencia.

Hasta hace unos años disfrutábamos de una publicidad porque era creativa, cómica o tenía una música pegadiza. Luego comenzamos a disfrutar más las que movilizaban sentimientos y emociones. Esas que nos dejaban pensando, al borde de las lágrimas o con el corazón latiendo más rápido.

Pero desde hace un tiempo para la audiencia ya no es suficiente que una celebrity diga que el producto X es el mejor del mercado. Sabemos que una marca le paga a esa celebrity para que diga que el producto X es el mejor del mercado (y puede que no lo sea). Ahora queremos probar por nosotros mismos la calidad del producto. Queremos la experiencia: sentir, participar, estar en el lugar, usar los sentidos.

Traslademos esto a una organización y lo apliquemos a los principios de la Comunicación Interna.

Los colaboradores de una empresa no se sienten parte de la misma sólo porque los valores institucionales coinciden con sus valores personales. Quieren ver que la compañía se comporte de acuerdo a esa declaración. Si se presenta como socialmente responsable, quieren ver acciones de RSE y participar.

En una declaración de misión y valores institucionales o en la historia de la compañía escrita en la Intranet no hay vida. Sólo hay contenido transmitido por un canal de una sola vía, y esto amigos, está muy pasado de moda.

Como comunicadores, no lograremos generar sentimiento de pertenencia contando la historia de la empresa, por más épica que sea. Los colaboradores tienen la propia. Si queremos que se involucren, debemos generar con ellos una empatía basada en el diálogo y experiencias positivas. Sólo así podremos mostrar cómo la historia de cada uno puede formar parte de una aún mayor y cómo la organización puede cambiar su vida y volverla memorable.

Sobre Franco Baldissare

Soy consultor en Comunicación y Personal Branding. Ayudo a personas y organizaciones a conectar para comunicarse mejor con su público. Además de brindar talleres y charlas estoy escribiendo un libro, que espero presentar este año. Casado con Noe, tengo dos hijos: Francesco y Gemma.

Compartir este post

2 Comments

  1. Sin duda, ahora se trata de regresar a lo básico, al contacto a la comunicación que nos permite poner en escena los sentidos. Esa es la razón por la que la experiencia se vuelve mas significativa. Y no es un reto puesto de manera genérica ahí para la comunicación interna. Ed para dus colaboradores en cabeza de sus líderes.

    1. Gracias por comentar Diego. Justo esta parte de tu comentario es lo que más me gusta: “Y no es un reto puesto de manera genérica ahí para la comunicación interna”. Creo que cuando hablamos de emociones, sentimientos, sentidos dejamos todo lo genérico de lado y apuntamos a algo bien personal. Lo que comenzó como una tendencia de marketing, hoy funciona puertas adentro de las organizaciones y en muchos casos se llama Storytelling. Saludos!

Deja un comentario