Keep it simple, stupid en Comunicación

Keep It Simple, Stupid, por Franco Baldissare

Cuando un producto, una campaña o un diseño es simple no quiere decir que tiene poco trabajo sino que el trabajo consistió en reducir su nivel complejidad. Decidí comenzar a aplicar el Principio KISS cuando me pidieron que llame por teléfono para que me respondan un email 😛

KISS es el acrónimo de “Keep It Simple, Stupid” una filosofía que apuesta por la simpleza a la hora de hacer. Se basa en la idea de que muchas veces el exceso termina complejizando el resultado. Ejemplos:

  • Google reemplazó con simpleza los cargados portales buscadores como Yahoo, Terra o Altavista.
  • Apple creó el iPhone con el objetivo de poder manejarlo sólo con un botón.
  • Una infografía dice con imágenes lo que llevaría mucho -y aburrido- texto explicar.
  • Incluso si buscás en Wikipedia, la definición de Principio KISS es tan sencilla y simple que no necesitás hacer scroll para leer todo el artículo 😉

La idea del principio KISS es que sea simple para quien lo crea, simple para quien lo usa, simple para el nuevo que recién se incorpora. Y si hay que repararlo, que sea simple también.

“Si no te contesto el mail, llamame” me dijeron una vez y me dí cuenta que el problema no era el medio de comunicación sino el usuario. Y si seguimos pensando que el problema es el medio, lo quitemos y hablemos de comunicación face-to-face: las reuniones de trabajo. El problema no es la reunión, sino lo que hacemos en ella.

Ahora bien, cómo podemos simplificar la comunicación, la conversación, a nivel organizacional. Acá hay una serie de pautas:

  • Foco en lo importante. El exceso de información, entorpece. A esto podemos sumar la segmentación, para que lo importante lo sea para el público adecuado.
  • Simplificar el mensaje. Lo importante debe ser sencillo, breve, concreto. Un ejemplo: las personas no recuerdan bullets, recuerdan historias.
  • Elegir el medio. ¿Por qué seguir un hilo interminable de emails cuando podés conversar 15 minutos con esa persona?
  • Presente conciente. Para mi esto es fundamental. El margen de error es mayor si estás en una reunión física pero no mentalmente.

Aplicado al management, KISS nos permite simplificar procesos, rediseñar estructuras más horizontales y ágiles, con menos burocracia (si te interesa esto particularmente te invito a leer sobre la metodología Agile).

Y a vos, cómo te está yendo con las reuniones y presentaciones en tu trabajo. Te invito a contarme tu experiencia. Gracias por el rato!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *