Claves para comprender la gestión transparente de la información

Gestionar la comunicación de manera transparente significa que toda la información necesaria para el desarrollo organizacional circula libremente por los canales formales. Pero esto no quiere decir que todos los colaboradores deban acceder a toda la información que circula sino que cada uno, de acuerdo a su rol, debe acceder a toda la información que necesita para su propia gestión. Pero… qué sucede cuándo esto no es así?

Cuando la información no circula libremente es porque alguien ejerce algún control basado en intereses (propios o ajenos). Entonces pueden aparecer una serie de problemas, tales como:

Monopolio de la información: surge cuando alguien controla los canales de comunicación y su contenido. La información da poder a quien la domina, genera dependencia a su favor y con ello un estilo de liderazgo informal y nocivo.

Discrecionalidad de la información: en las películas bélicas suele darse la orden “fuego a discreción” para que quien controla las armas dispare según su criterio. En este caso es igual, implica brindar acceso a la información que “me conviene”.

Distorsión de la información: significa modificar el contenido de las comunicaciones o bloquear el acceso a la información según intereses, por lo general, buscando determinados resultados.

¿Cómo solucionamos estos problemas?

Si alguien puede hacerse del control de los canales de comunicación y de la información que transmiten quiere decir que no tenemos un problema que solucionar sino dos: por un lado, los procesos que estructuran la comunicación interna están mal diseñados (o no existen formalmente) y por otro, la cultura organizacional está favoreciendo la aparición de personas que por interés personal quieren controlarlos.

¿Que podemos hacer?

Lo ideal sería trabajar en ambos aspectos: solucionar el tema procesos y redefinir la cultura organizacional. Sin embargo, lo segundo supone un esfuerzo mucho mayor que lo primero. Por ello sugiero:

Primero, diseñar o rediseñar los procesos de comunicación para formalizarla y evitar que intereses personales influyan en la circulación transparente de la información.

Segundo, redefinir la cultura organizacional, trabajar sobre los valores y el liderazgo. En última instancia, diseñar una política de contrataciones basada en el nuevo marco cultural.

¿Qué opinan ustedes?

Sobre Franco Baldissare

Soy consultor en Comunicación y Personal Branding. Ayudo a personas y organizaciones a conectar para comunicarse mejor con su público. Además de brindar talleres y charlas estoy escribiendo un libro, que espero presentar este año. Casado con Noe, tengo dos hijos: Francesco y Gemma.

Compartir este post

Deja un comentario