Quieres ser tu propio jefe o tu propio empleado

Quieres ser tu propio jefe o tu propio empleado, por Franco Baldissare

Dejar nuestro trabajo en relación de dependencia para emprender por cuenta propia es una elección compleja. Analizamos los pros y contras de acuerdo a cómo se inclina la balanza entre lo que ganamos y lo que perdemos. Es una decisión a largo plazo que generalmente tomamos considerando sólo un aspecto fácil de medir: los ingresos. Desde ya es un análisis insuficiente. Sin embargo, no vamos a hablar de dinero en este post.

A la hora de visualizarnos como independientes, en casa o en un coworking, nos pasamos de románticos: trabajar en pijamas hasta el mediodía, tomar descansos a demanda, sentados con la PC en un parque con un paisaje propio de un wallpaper de Windows. Me pasó. Esa era la idea cuando dejé mi último trabajo para trabajar por mi cuenta. No está mal visualizar, todo lo contrario. Pero tenemos que contemplar diferentes escenarios.

En esa visualización no nos vemos salteando almuerzos, a contrarreloj con una entrega atrasada o con una agenda desbordada de tareas sin completar por falta de tiempo. ¿Puede ocurrir? Claro que si. ¿Qué sucedió? Dejamos nuestro trabajo en relación de dependencia para ser nuestro propio jefe, pero terminamos siendo nuestro propio empleado. También esto me pasó y me di cuenta cuando comencé a no disfrutar mi trabajo en casa de la misma manera en que no disfrutaba mi última experiencia laboral fuera de ella. 

“Espera lo mejor, pero planea para lo peor” plantea Ezra Kramer, el Director de la CIA en The Bourne Ultimatum. Y eso significa ser consciente de que por más positiva que sea esa visualización, debemos de contemplar escenarios no tan favorables, diametralmente opuestos a los que imaginamos.

La idea de “planear para lo peor” es justamente pensar en lo que podría salir mal (o al menos, no como nos gustaría que resulte) para minimizar el margen de error. En este plan debemos incluir capacitarnos y asesorarnos sobre diversos temas, como puede ser Gestión del tiempo, Administración de recursos, Toma de decisiones, etc. para dar respuestas lo más acertadas posible a este tipo de escenarios.

¿Cómo fui superando esta etapa? Primero, consultando a quienes saben lo que yo no. Tomé sesiones de coaching para incorporar conocimientos sobre Gestión del tiempo, por ejemplo. Inteligencia emocional e Inteligencia financiera, también. Aprendí a tomar mejores decisiones, a capitalizar la experiencia (sobre todo la mala experiencia), a saber decir No cuando corresponde. Y así. Segundo, leer mucho a quienes han pasado exitosamente por etapas similares.

Para quienes hemos trabajado siempre en relación de dependencia y no hemos incorporado herramientas ni conocimientos de gestión (a nivel gerencial) volvernos nuestro propio empleado puede resultar en un escenario posible. No es malo, es puro aprendizaje si estamos enfocados en sacar lo mejor de cada vivencia de esta experiencia. Lo malo sería no hacer nada al respecto y sumirnos en los lamentos.

About Franco Baldissare

Soy consultor en Comunicación Interna y Marca Personal. Ayudo a empresas y personas a comunicarse eficazmente con sus públicos. Trabajé en empresas con presencia en Latinoamérica (Argentina, Colombia y Perú) y dotación de más de seismil colaboradores. Creé y desarrollé departamentos de Comunicación en organizaciones sectoriales, además de Prensa gubernamental y de campaña electoral. Speaker sobre temas vinculados a la Comunicación Interna, Marca Personal, Endomarketing y Liderazgo. Casado con Noé y papá de Francisco y Gemma.

Un pensamiento en “Quieres ser tu propio jefe o tu propio empleado

  1. Daniel Baldissare

    Hola Franco. Excelente nota.Cuando brindes capacitaciones me anoto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *